Tristán y Balzac

Paseando por el bosque, el solitario rey Tristán conoció al que sería su más admirado amigo, Balzac. Desde su primer encuentro, ambos sintieron una extraña afinidad. Habían vivido grandes aventuras, participado en honrosas gestas, e irradiaban una vitalidad impropia de su edad.

Cierto día, Tristán preguntó a Balzac como era posible no haber oído hablar antes de un espíritu tan ilustre y afín. Balzac, que era campesino, desveló al rey que en su mente había un reino más basto y poderoso incluso que el suyo. Solo a él debía sus proezas y su genialidad.


One response to “Tristán y Balzac

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s